Hoy en día las segundas residencias son mucho más que lugares de vacaciones.

Cuando la pandemia golpeó, en la Ciudad de México principalmente existía una densa cantidad de familias viviendo confinados en pisos de departamentos sin acceso a áreas comunes no importando el precio o categoría del desarrollo habitado.

Para aliviar la sensación de estar encerrado, las personas tomaron viajes de fin de semana en los alrededores y pronto comenzaron a visitar casas..

Las familias han decidido salir de la ciudad por un tiempo, la tormenta perfecta, la preocupación por la salud, combinada con bajas tasas de interés hipotecarias, el home office y la situación parece no tener fin.

Para muchos dejar la gran megalópolis sería imposible, ir y venir es la fórmula, quedándose con el actual departamento pero también comienzan a considerar el alquilarlo a corto plazo.

La segunda casa afuera no es tanto un escape de fin de semana, sino que ya se convirtió en la casa alternativa de tiempo completo.

Algunos clientes de Luxury Hábitat Real Estate han argumentado que se ha convertido en una prioridad:
“Pensamos que tendría más sentido comprar un poco más lejos y tener naturaleza y más espacio, bueno, hasta una piscina propia y tener lo mejor de ambos mundos”.

Y si hay que estar en la ciudad por trabajo, la comodidad de estar a solo una hora y media en coche, incluso es una tranquilidad sentirse cerca de los grandes hospitales de la capital.

La pandemia de coronavirus no solo ha empujado a las personas de todo el mundo a reconsiderar sus espacios, sobre todo aquellos que viven en departamentos han comenzado a buscar más espacio y naturaleza fuera de la ciudad, ya que también se han liberado de sus lugares de trabajo en la ciudad cuando las empresas adoptaron el trabajo remoto.

Esto está cambiando la forma en que las personas piensan acerca de una residencia principal y la segunda residencia, estamos viendo la evolución de cómo las personas conectan hoy el trabajo y el hogar.

El surgimiento de la vida ‘coprimaria’

Se prevé que durante el próximo año, muchos propietarios vivirán en su segunda casa, mientras que el inmueble en la ciudad podría usarse como un lugar para quedarse los pocos días del mes cuando necesitan estar en una oficina o reunirse con clientes.

“Te mudas y una vez cada dos semanas, tienes un viaje de dos horas”.

Las prioridades inmobiliarias han cambiado. Con un presupuesto entre $ 2 y $ 7 millones puedes encontrar una gran casa afuera, mientras que en la gran Megalópolis es un apartamento de dos habitaciones”.

Los destinos cercanos son la clave hoy.

La prisa por comprar. Ahora más que antes la prioridad es comprar una casa afuera de descanso que se pueda usar de inmediato.

El inventario con entrega inmediata de los destinos al rededor de las grandes ciudades se han revaluado, más compradores, la oferta rezagada del año anterior saldrá pronto. “Toda casa hoy con una piscina propia se venderá muy rápido”.

Lo que queda por ver, es cuánto durará este efecto. Los empleadores y los empleados vieron el beneficio de trabajar de forma remota, pero eso no sugiere que sea completamente así y hay muchas carreras que debe hacerse de manera presencial.